El contenido de este blog tiene todos los derechos reservados © Marisol Rey Castillo.

viernes, 26 de febrero de 2016

Búsquedas académicas: la web superficial y la web profunda

No hay comentarios:

Hasta el momento, hemos hablado de la búsqueda en la web a partir de buscadores. No obstante, este tipo de indagación se realiza en lo que se conoce como la web superficial. Estos buscadores sólo brindan una pequeña parte de todo lo que existe en internet. De otro lado, existe información que no está a la vista ni es de tan fácil acceso ubicado en catálogos, revistas, blogs y contenido en sitios no visibles y que no pueden ser encontrados fácilmente, lo que se denomina la web profunda. Veamos entonces las características de una y de otra.

La web superficial
abarca los lugares cuya información es susceptible de ser hallada a través de buscadores como lo hemos explicado en otras entradas. Las características principales de esta modalidad de Internet son:
1. La información no está dentro de bases de datos.
2. Es de libre acceso.
3. No es necesario registrarse para poder consultarla.
4. Se hallan en páginas estáticas con URL fijas.

La web profunda
También se le denomina web invisible y abarca información a la que no se puede llegar por buscadores.
1. Generalmente está en bases de datos.
2. No son de acceso a cualquier persona.
3. Generalmente hay que registrarse para acceder a la información.
4. No tienen URL fija, sino que se cierran después de la consulta.
Sherman y Price las tipifican en cuatro grupos:

1. La web ocapa
Aunque contiene información que podría indexarse, no es así por:
a. Extensión de la indización: no todas las páginas de un sitio están indizadas.
b. Frecuencia de indización: los buscadores no tienen la capacidad para indizar todas las webs, cada día aparecen muchas.
c. Número máximo de resultados visibles: se limita la cantidad de resultados y éstas no alcanzan a aparecer.
d. URL desconectadas: no tienen URL que lleve a ellos.

2. La web privada
Son excluidas deliberadamente de la web superficial por:
a. Las páginas están protegidas con contraseña.
b. Tienen un archivo “robot.txt” que impide que sean indizadas.
c. Contienen un campo “noindex” para evitar que el buscador la indice.
Son excluidos porque sus dueños así lo han decidido.

3. La web propietaria
Requiere un registro por parte del navegante para acceder a la información. Algunas veces el registro es gratuito y otras requiere un pago.

4. La web realmente invisible
Contiene páginas no indizadas por limitaciones técnicas, programas, archivos, información en bases de datos que no pueden ser extraídos a manera que se realice una petición específica.



Recursos de búsqueda académica 
Existen recursos que nos permiten realizar búsquedas académicas en la web profunda. Estos son algunos de los más conocidos.

1. The WWW Virtual Library (http://vlib.org/): es el catálogo más antiguo de la web.


2. Academia.edu (https://www.academia.edu): es una red social para investigadores que cuenta con miles de publicaciones científicas de todo el mundo.


3. Reefseek.com (http://www.refseek.com/): es un motor de búsqueda para estudiantes e investigadores que indaga en más de 1 billón de documentos.


4. Jurn (http://www.jurn.org): también es un motor de búsqueda que indaga en artículos libres académicos, capítulos y te existe diversas disciplinas.


5. Microsoft Academic Search (http://academic.research.microsoft.com/): es el buscador académico de Microsoft.


6. TechXtra (http://techxtra.tradepub.com/): se especializa en ingeniería, matemáticas e informática y realiza búsqueda en revistas especializadas.


7. Ciencia (http://ciencia.science.gov/) es la versión en español del portal Science.gov (http://www.science.gov/ ) y se encarga de hacer búsqueda de información científica e investigación del gobierno de los Estados Unidos.




lunes, 22 de febrero de 2016

Búsqueda en la web usando operadores

No hay comentarios:
En una entrada anterior comentábamos la manera en que se pueden realizar búsquedas avanzadas en la red. A través de las distintas opciones de los formularios en la búsqueda avanzada, podemos hacer un hallazgo más precioso.
Pero esta no es la única forma. También podemos usar operadores entre las palabras clave (las palabras que ponemos para la búsqueda). Los operadores son palabras, signos o términos que ponemos junto con las palabras clave para precisar condiciones de búsqueda. En la presentación siguiente observaremos cada uno de los operadores, para qué sirven y un ejemplo.


Haga clic en las flechas <= y => para retroceder o avanzar y observar las diapositivas. Si no puede observar la presentación haga clic para abrirla en una nueva ventana.


viernes, 19 de febrero de 2016

Búsquedas avanzadas en la red

No hay comentarios:
En entradas pasadas hablábamos de lo infoxicados que vivíamos y de los buscadores que nos permitían acceder a múltiples informaciones. Es cierto que, si no usamos buenas herramientas de búsqueda, solo lograremos infoxicarnos más, por eso hay que aprender a buscar correctamente.

Una de las mejores formas para lograr búsquedas certeras es a través de la búsqueda avanzada. Esta tiene características adicionales soportadas por un buscador que cuenta con varios cuadros de texto, casillas de verificación y otros elementos del formulario que llevan a respuestas más exactas.

Por ejemplo, la búsqueda avanzada de Google el ofrece diversas opciones para mayor precisión: permite encontrar páginas que contengan una serie de palabras, o una palabra o frase exacta, o alguna de varias palabras dadas, o excluir palabras, o una secuencia de números desde un ítem hasta otro. También permite limitar por idioma, por región, por fecha de última actualización, por dominio en el que aparece, por el sitio de la página en la que aparece (título, encabezado, cuerpo), por el tipo de archivo o formato, por el tipo de licencia o por el orden de resultados relevantes.



Por supuesto, estos criterios se pueden combinar. Por ejemplo, yo quiero buscar sobre un tema específico que contenga una frase exacta y que además incluya una palabra, que sea en español, que presente los documentos en formato PDF y que además cuya última actualización haya sido hace un año.



Después de introducir todos los parámetros, realizó la búsqueda y esto es lo que hallo al inicio.



Todas las respuestas dadas coincidían perfectamente con los parámetros puestos, por lo cual puedo asegurar que los documentos encontrados son los pertinentes para la documentación que quiero.

No siempre buscamos a partir de una palabra o de unos términos clave, Google también permite realizar búsquedas a través de imágenes. Para esto hay dos métodos. El primero, es el más sencillo. Se debe ingresar a la página de Google y posteriormente hacer clic en la parte superior derecha donde dice imágenes. Nos aparece una nueva pantalla en la cual vamos a ingresar la fotografía a buscar en la red, ya sea desde nuestro ordenador. Finalmente, una vez cargada la foto, se debe hacer clic en buscar para obtener los resultados. A continuación un ejemplo.






La otra forma de buscar es utilizando la búsqueda avanzada para imágenes.  Esta es un tanto similar a la búsqueda avanzada que vimos anteriormente, sólo que se pueden adicionar espectros específicos de las imágenes como los colores, el tamaño y la proporción. Aquí, ya no se sube una imagen para que ésta sea hallada por el buscador, si no se le indican aspectos específicos de la misma para qué puede encontrar lo que estamos buscando. A continuación, un ejemplo.




Así, podemos decir que las búsquedas específicas o avanzadas permiten encontrar sitios, documentos y distintos recursos que se ajustan a lo que queremos encontrar.



sábado, 13 de febrero de 2016

Búsquedas en la web

No hay comentarios:

Cuando se trata de buscar en internet, casi siempre lo hacemos del mismo modo: un buscador. Parece que nuestra cultura nos ha llevado a tener un preferido, casi con la mentalidad de que es el único o el mejor. No siempre es así, por eso debemos saber que existen muchas formas de buscar en la web. A mayores posibilidades de búsqueda, mejores opciones para encontrar lo que queremos.

En el siguiente muro, veremos algo al respecto.


Si no puedes ver el muro ve a él haciendo clic aquí.


viernes, 5 de febrero de 2016

¿Infoxicarme yo?

No hay comentarios:
Pues sí, claro que me ha pasado.

Y es que algunas veces, novatos o no en la red, nuestras ansias de hallar lo que buscamos nos llevan a una infoxicación.

Tienes una duda o quieres ampliar tus conocimientos sobre un tema. Entonces, accedes a un buscador en Internet para informarte. Tecleas el tema, la palabra o la frase e inmediatamente te aparece un sinnúmero de posibilidades para buscar sobre aquello que quieres saber. Lees aquellos títulos tan llamativos y tan interesantes de color azul. Haces clic en un par de ellos (si eres ordenado, los abres en ventanas distintas) y lees la información que se contiene allí. De repente, sucede algo inesperado: el artículo que lees te remite, a través de un link, a otra página o a otras páginas con información sobre ese mismo tema. Haces clic en cada una de ellas y lees, con la sorpresa de que estas páginas también tienen links. Si somos afortunados, habrá también vídeos, podcast, imágenes, noticias y otra información en recursos más visuales.

En pocos minutos, tendremos mucha más información de la que creíamos que íbamos a conseguir. A partir de una o dos páginas hemos llegado a otras ocho o diez, hemos observado varios videos y hemos visto distintas imágenes. En menos de treinta minutos hemos sido bombardeados por montones de información, quizá mucha más de la que podemos leer o procesar. Estamos infoxicados.

¿Te ha pasado?

A mí sí. Y es horrible. Esa sensación de “tanto por leer y ver y tan poco tiempo que tengo” solo nos llena de angustia y nos hace perder el objetivo principal: aprender. Te invade la ansiedad y te preguntas “¿y ahora cómo voy a organizar todos esos datos?”.

Y es que, a pesar de que la red es una magnífica herramienta para obtener información, esta es abundante, tanto que sería absolutamente imposible leer todo lo que se ha dicho al rededor de un único tema. No obstante, algunas veces creemos que estamos obligados a poner atención a todos los resultados de la búsqueda, lo cual en lugar de solucionar nuestra primera duda o inquietud, nos genera otras tantas, además del estrés por no poder cumplir nuestro propósito.

Técnicamente eso se llama infoxicación, término acuñado por Alvin Toffler en 1970, para referirse a una sobrecarga informativa en la que se tiene exceso de información para conocer sobre un determinado asunto. Nos enfrentamos a ella cuando no tenemos un método o una estrategia para seleccionarla, evaluarla y contrastarla a fin de tomar sólo aquello que sea verdaderamente relevante. En nuestra era, con el rápido avance de la tecnología y en especial de la web, este fenómeno parece aumentarse.

Las consecuencias son evidentes. El exceso de información imposible de gestionar nos lleva a no concluir la labor de manera exitosa o a sobrecargar la mente, obligándola a realizar un esfuerzo mayor al necesario, generando un desgaste mental superfluo.

Por ello, se hace necesario establecer técnicas o estrategias que permitan enfocarnos en la elección de la información útil y necesaria para el objetivo planteado.

Cornella (1999-2000) habla de un filtro personal de la información por el cual podamos dividir la información a la que accedemos en tres partes:
1. Información fatal: la que no tiene nada que ver con el tema que nos interesa
2. Información interesante: aquella que puede resultar importante
3. Información realmente útil: aquella que eres relevante para nuestro propósito.

Por otro lado, Martínez (2013, p.13) asegura que es importante tener en cuenta una serie de criterios a la hora de buscar en la red:
“►Utilizar sitios y portales de reconocido valor como fuente de información.
►Consultar páginas y sitios web recomendados por el profesorado.
►Localizar páginas, archivos o documentos* previamente conocidos y reputados.
►Orientarte acerca de un tema, aproximarte a cuestiones poco conocidas.
►Buscar datos concretos, definiciones, estadísticas, direcciones, fórmulas, etc.

También Martínez (2013) recomienda hacer búsquedas en páginas que cumplan ciertas condiciones, sobre todo cuando se requiere información académica o científica. Así, el autor recomienda sitios como:
 “►Recomendados expresamente por los profesores.
►De universidades y centros de investigación (por extensión, el domino .edu, o lossubdominios .edu. y .ac., donde es en este caso un dominio geográfico).
►De organismos públicos oficiales, nacionales e internacionales.
►De instituciones culturales y científicas (museos, academias, archivos, etc.).
►De editoriales científicas conocidas y prestigiosas.
►De entidades y asociaciones profesionales y científicas relevantes.”

De manera que, para evitar la infoxicación, es necesario trazarse una serie de pasos que nos lleven a un método eficaz para obtener la información necesaria precisa y pertinente para cumplir nuestros objetivos de búsqueda.


Infografía:




lunes, 1 de febrero de 2016

Reseña: “La Variación Sociolingüística. Las Variables Sociales” Franciso Moreno Fernández

No hay comentarios:
MORENO FERNÁNDEZ, Francisco. (1998) “La Variación Sociolingüística. Las Variables Sociales.” En Principios de Sociolingüística y Sociología del Lenguaje, Barcelona. Ariel.

En este capítulo, el autor habla de la variación sociolingüística: es el decir lo mismo de dos formas, y que está condicionado por factores lingüísticos y sociales.

Las variables sociales influyen sobre los niveles de la lengua, y lo hacen de manera impredecible y variada: los factores operan sobre la lengua de manera irregular, y no en todas las sociedades lo hacen de la misma manera, sino que unas comunidades más relevancia a unos sobre otros. En general, los más importantes en todas las comunidades son sexo, edad, nivel de instrucción, nivel sociocultural, y etnia.

En cuanto a la variable “sexo”, el autor nos habla de los antecedentes de estudios realizados a partir de la segunda mitad del siglo XX sobre las diferencias entre habla femenina y habla masculina, tema polémico puesto que los análisis son contradictorios: que las mujeres eran más conservadoras, que no había diferencias, que por lo contrario eran innovadoras, etc. Algunas veces el factor “sexo” puede tomarse más como de segundo orden, y subordinado a otras dimensiones sociales más importantes. Muchos sociolingüistas han desarrollado serios e importantes estudios en los cuales se ha demostrado, que el factor sexo es determinante en una comunidad, dejando otras variables en un segundo plano. Al lado de los estudios sobre esta variable se puede encontrar otros de tipo etnográfico  en los cuales se ha visto la conducta comunitaria de hombres y mujeres en diferentes lugares. En los grandes centros urbanos se ha llegado a varias conclusiones: una de ellas es que las mujeres son más dadas a las formas prestigiosas que los hombres, como lo muestran Labov y López Morales entre otros. Al preguntarse las causas de este fenómeno, el autor responde que estaría ligado al género (dimensión sociocultural) y no al sexo (característica biológica), conceptos que aun presentan problemas de delimitación teórica. Dentro de esta definición, Chambers habla de una asignación de funciones socioculturales diferentes, fenómeno que llamó variabilidad basada en el género,  y además que biológicamente las mujeres tienen habilidades verbales más altas que los varones, y a eso lo denominó variabilidad basada en el sexo. Moreno Fernández dice que para él ambas definiciones son problemáticas, la primera porque se limitaría sólo a situaciones concretas y la segunda porque no es objetiva, contundente ni universal. Muchas cosas quedan por decir, muchos estudios por realizar y muchas preguntas por contestar en cuanto a la variable “sexo”.

Después el autor pasa a hablar de la variable social “edad”, la que más condiciona la variación lingüística, ya que va determinando y modificando los caracteres y hábitos sociales de las personas, y así los lingüísticos, por eso la importancia del estudio de las diferentes etapas del desarrollo lingüístico. Igualmente esta variable se sobrepone a otras como clase social y grado de instrucción académica. Esto reunido da implicaciones sociolingüísticas de acuerdo a la comunidad que se estudie. Labov habla de las seis etapas de adquisición de los sociolectos: adquisición de la gramática básica, adquisición del vernáculo (5 a 12 años), desarrollo de la percepción social (14 a 15 años), desarrollo de la variación estilística (14 en adelante), mantenimiento de un uso “estándar” coherente (primera etapa adulta), adquisición de todos los recursos lingüísticos (personas educadas y preocupadas por el lenguaje). Cada etapa está influida por padres, amigos, hablantes adultos y contactos sociales diversos. Esta segmentación hecha por Labov ha tenido varios contradictores, entre ellos Chambers, Romaine, Reid, Wolfram, Roberts quienes argumentan que habría otro tipo de diferencias, por ejemplo, Chambers contradice la primera y segunda etapas, ya que no hay posibilidad de distinguirlas. El autor ahonda sobre otras dos interpretaciones, una hecha por el propio Labov, y otra hecha por Chambers que afirma que había tres etapas: la infancia, la adolescencia y la edad adulta joven. Muchas veces se han preguntado la edad mínima de los informantes a la hora de hacer un estudio sociolingüístico. Las respuestas son variadas, de acuerdo con la clase de estudio que se desee realizar. Por ejemplo, Moreno Fernández habla de personas de 14 o 15 años para el estudio de grandes núcleos urbanos. Para finalizar el apartado, el autor habla de que el cambio lingüística es un proceso regular que puede observarse entre generaciones sucesivas.

Al hablar de la variable “clase social”, el autor comienza por definir el concepto desde la sociología, vista desde los enfoques de Marx, Weber, Gerth, Mills, que en términos generales la ven en relación con otros factores menores que están relacionados con ella: ocupación (actividades cotidianas para recibir ingresos), clase (ingresos para conseguir objetos), estatus (obtención de respeto) y poder (voluntad propia que va por encima de la de los demás). El concepto presenta problemas por la categorización de clases: obrera, intermedia y alta. La sociolingüística combina ciertos parámetros para su propia clasificación: educación, ingresos, ocupación, etc, asignando a cada uno un puntaje, que sumado dará la clase social del informante, por ejemplo los trabajos de Labov, Trudgill Shuy, Wolfram, Riley, López Morales entre otros. El problema es que no todos los indicadores tienen la misma importancia, sino que dependiendo de la comunidad a estudiar y el individuo, una tendrá preponderancia sobre otra. Para dar solución a este y otros problemas, algunos autores tomarán cada indicador como independiente, y otros adoptarán modelos sociológicos, entre ellos los más importantes son: mercado lingüístico (el cual afirma que la conducta lingüística está determinada por los medios de producción o profesión del hablante), red social (de acuerdo con los principios de densidad  y multiplicidad, cada hablante refleja la estructura de la red social a la que pertenece) y modo de vida (La conducta lingüística depende de del poder de determinación de las redes y las estructuras en las que se muevan los hablantes, ya que los grupos sociales son entidades internamente estructuradas y relacionadas con otros grupos).

Posteriormente, Moreno Fernández habla del nivel de instrucción o formación académica que determina la variación lingüística. Según el autor, a mayor grado de instrucción académica el hablante usa formas más prestigiosas que se acercan más a la norma. Por lo general esta variable se incluye en factores de clase social o nivel sociocultural y algunas veces no ha tenido el protagonismo suficiente, lo que no significa que sea menos importante y por lo tanto tratada de manera independiente. Al igual que las demás variables, esta presenta ciertos problemas: una delimitación entre niveles y su equiparación con otros; una clasificación minuciosa oficialista. Los investigadores han tomado diferentes años de escolaridad que pueden resultar problemáticos a la hora de realizar un estudio, por eso para hacer la cuestión algo más estándar se recomienda trabajar con la clasificación: analfabetismo, enseñanza primaria, enseñanza secundaria y enseñanza universitaria. Moreno Fernández esboza la teoría del déficit de Berstein que está ligada al nivel de instrucción y a la clase social. El investigador habla del lenguaje en el proceso de socialización de individuos. Esta teoría distingue dos formas de expresión lingüística, de uso de la lengua o códigos: códigos restringidos, que presentan formas gramaticales más sencillas, uso frecuente de interjecciones, oraciones inconclusas y con menos adverbios y adjetivos, etc, y es accesible a clases trabajadoras y medias con uso preponderante de las primeras; y códigos elaborados que son formas más elaboradas en la norma, como orden gramatical, conjunciones, oraciones subordinadas, etc, accesible sólo a las clases medias. La teoría fue criticada porque es discriminatoria, no es hecha por la lingüística ni para la lingüística, y tiene mucho vacíos teóricos.

Después el autor habla de la variable social “profesión” u “oficio” que está ligada al concepto de estatus. La función social de una persona, la actividad que realiza en comunidad, está en relación directa con el lugar que ocupa en la jerarquía social y de esa manera su variedad lingüística. Alvar afirma que las personas que desarrollan actividades más prestigiosas hacen uso mayor de variantes prestigiosas o más cercanas a la norma.  También esta variable a veces se incluye en la de “clase social” y en muchas ocasiones no se le ha dado la importancia necesaria. Su principal problema es la jerarquización de profesiones según prestigio. Aun así, importantes investigadores como Samper, Bentivoglio, Sedano y Quintanar entre otros  han hecho cada uno su propia clasificación para sus investigaciones.

La procedencia y los barrios también son variables sociales importantes. Desde hace 50 años, importantes trabajos han tenido en cuenta esta variable con énfasis en lo urbano y lo rural (Cerdergren, López Morales).  Otros investigadores abordan el estudio de las grandes ciudades por barrios ya sea por redes sociales, división política, etc.  Es un factor ligado al nivel socioeconómico de los hablantes y con el de procedencia geográfica (relación con dialecto)
La última variable social que nos presenta Moreno Fernández es el de raza y etnia. Sus diferencias lingüísticas son el reflejo de las distancias sociales entre grupos y el grado de integración entre los mismos. Jensen afirmaba que las diferencias entre el habla de las razas obedecían a factores genéticos, pero López Morales afirma que las diferencias se dan por factores socioculturales y  maneras de interactuar entre razas.

Para terminar con el capítulo, Moreno Fernández habla de la estructura social y la estructura lingüística. Los diversos modos de interpretar la estructura social hacen que el modo de ver la estructura lingüística también varíe. Así la estructura social puede dividirse en tres niveles: el abstracto o general (macroestructura de la organización social y estructuras de poder), relaciones entre organizaciones, grupos o clases sociales, y uno concreto (relaciones entre los individuos que conforman la sociedad). El primero lo estudia la sociología del lenguaje, el segundo y el tercero la sociolingüística. La lengua también puede dividirse en diferentes niveles: nivel abstracto (sistema, código o competencia), nivel concreto (actuación o habla). El problema surge al tratar de combinar los niveles sociales para estudiarlos con los niveles lingüísticos. Van de Craen afirma que la sociolingüística ha trabajado con elementos lingüísticos poco susceptibles de manipulación y elementos sociales muy susceptibles de manipulación, lo que complica el análisis y la interpretación de la realidad sociolingüística. Moreno Fernández asegura que la sociolingüística también ha tomado  elementos sociales poco susceptibles a manipulación y afirma estar de acuerdo con Van de Craen que asegura que las relaciones entre la estructura social y la estructura lingüística pueden ser vistas como un intercambio de influencias entre los factores reguladores y constitutivos de ambas, aspecto que sería una de las preocupaciones de la sociolingüística.

Desde nuestra perspectiva, el autor es muy claro y ordenado a la hora de exponer su trabajo, sin embargo, muchas veces plantea ideas que no desarrolla a plenitud dejando dudas en el lector. Una de ellas es la manera de plantear los problemas que presenta el estudio de las variables sociales. Cada variable presenta su talón de Aquiles, y el autor plantea cada problema, pero algunas veces no plantea una posible solución al problema que enuncia.

También nos queda otra duda: ¿todas las variables sociales que Moreno Fernández plantea se pueden tomar de manera independiente como él las enuncia? Creemos aquí que variedades como raza y etnia, y procedencia irían dentro de la variable nivel sociocultural. Desafortunadamente el autor no nos explica porque se toman de manera separada.

Marisol Rey Castillo © 2004


Pinterest

Educación en la actualidad

La importancia de hablar inglés

Contextos pragmáticos


Contextos pragmáticos von MarisolRC
¿Cómo adquieren significado las palabras según los contextos?